¿Se debe sancionar la desinformación?

Por Paulina Ibarra, directora ejecutiva de Fundación Multitudes

Mucho se ha escrito en estos días sobre las campañas de desinformación que han cruzado ambos lados del espectro político, aunque con mayor fuerza en sectores que están por el Rechazo, cuando ya prácticamente no queda nada para el plebiscito de salida constitucional. Lo que hemos notado es que este fenómeno ha ido escalando cada vez más, a medida que se acerca el trascendental 04 de septiembre, y no se circunscribe solo a cuentas anónimas en redes sociales, sino que muchas veces personajes públicos y con poder de influencia mediática han podido difundir estas noticias falsas o descontextualizadas.

No podemos estar indiferentes frente a esto. La desinformación debe ser combatida con firmeza, porque menoscaba la democracia y deslegitima las instituciones. Un caso reciente lo vimos en el Servicio Electoral (SERVEL), donde hubo una campaña orquestada en desprestigiar una función que ha tenido un actuar correcto, rápido y transparente en las últimas tres décadas, que incluso nos pone por sobre organismos similares de países latinoamericanos y del Primer Mundo.

Pero volviendo al plebiscito de salida, ¿qué tanto pudo influir en el trabajo de la Convención su baja valoración la presencia de acciones de desinformación? No podemos ser categóricos al respecto, pero sí podemos vislumbrar, en un estudio que realizamos recientemente, que sí hubo noticias falsas que se levantaron en contra de la labor constituyente, tanto en lo administrativo como en el debate y resultado final, y que los propios integrantes del órgano sí dicen haberse sometidos a este tipo de ataques, con mayor presencia en mujeres y pueblos originarios.

El mentado documento -denominado Análisis sobre la Desinformación en la Convención Constitucional- se basó en dos trabajos realizados de manera paralela entre 2021 y 2022. Uno de ellos, a cargo de nuestra Fundación Multitudes, se generó sobre la base de entrevistas individuales a los y las constituyentes, y cómo ellos percibían las campañas de desinformación que había en su contra. Así, un 73% respondió que cree que ha sido objeto de desinformación, mientras que un 61,1% de las mujeres convencionalistas respondió que ha sido víctima de desinformación como forma de violencia de género. Asimismo, el 92% de los encuestados de pueblos originarios dijo haber sido objeto de estos ataques contra el 68% de quienes no pertenecen a alguna nación originaria.

Por su parte, en el mismo estudio nos basamos en el proyecto Lupa Constitucional, del medio de chequeo de noticias Mala Espina Check, que analizó 48 desinformaciones verificadas entre el 04 de julio de 2021 y 04 de julio de 2022 -periodo de trabajo de la Convención-, escogidas por su impacto y difusión mediática, de las cuales 41 de ellas (85%) fueron calificadas como falsas, dos imprecisas (4%) y una engañosa (2%). El resto fueron chequeos múltiples a distintas desinformaciones (9%). En este sentido, del total de la muestra (48), 18 desinformaciones afectaron a integrantes de la Convención (mujeres y hombres) y el resto fueron dirigidas a asuntos relacionados a la Convención. Al igual de Multitudes, Mala Espina determinó que estos ataques afectaron mayormente a mujeres, con 67% versus 33% a hombres.

En nuestras conclusiones, establecimos que la gravedad de los ataques de desinformación a la Convención Constituyente se puede expresar en su desaprobación mediática. En efecto, el impacto de la deslegitimación se visualiza en que las razones para rechazar en septiembre son la desconfianza hacia los constituyentes (55%) y en segundo lugar el desacuerdo general con las propuestas (40%) (Cadem Mayo). Sin duda, y eso también lo advertimos en el estudio, existieron errores propios de los y las constituyentes, actuaciones que también alimentaron esta desconfianza, pero no deja de ser cierto que muchas veces esa percepción se pudo haber nutrido de estas noticias falsas o descontextualizadas.

Con el diagnóstico claro -que se suma a otros estudios similares que se han hecho en los últimos meses- surge entonces la gran interrogante planteada en el título de este artículo: ¿se debe sancionar la desinformación? Recientemente, el Presidente de Brasil Jair Bolsonaro fue denunciado por la Policía Federal, que solicitó autorización al Tribunal Supremo de Justicia para procesar al polémico mandatario por presuntos delitos de desinformación sobre el coronavirus, pues en transmisiones televisivas y de redes sociales llegó incluso a afirmar que las vacunas ponían en riesgo a la población de contagiarse de VIH/Sida. Este ejemplo nos refuerza la idea que sí hay que tomar medidas, sin importar quién sea el emisor del mensaje falso.

Donde sí tengo dudas es si se debe canalizar esta pena en una modificación legal, y creo que la respuesta más adecuada es que primero debe existir una autorregulación, antes de pensar siquiera en sanciones, aunque las razones sean muy válidas. En efecto, si entramos en la tentación de penar como primera y única medida, como ya lo hizo un grupo de diputados de izquierda en junio pasado, con un proyecto para crear la figura de difusión de “noticias falsas” en el Código Penal (Boletín 15056-07), corremos el riesgo de agotar tal vez la última herramienta disponible para una sanción real, sería un recurso de ultima ratio, y puede colisionar con otro derecho, como el de la libertad de expresión.

Por eso, sería más bien prudente y apostaría primero por reforzar la regulación ya existente, como la que tienen hoy los canales de televisión, a través del CNTV, o el propio Congreso, con una Comisión de Ética, o incluso utilizando la figura existente en la Ley de Prensa sobre las multas a quienes promuevan “discursos de odio” a través de medios de comunicación. De igual modo, las redes sociales poseen también canales regulatorios donde uno puede denunciar a algún usuario, pudiendo sufrir la suspensión o cancelación de la cuenta.

Lo que sí está claro es que el inmovilismo no puede existir frente a la desinformación. Se debe combatir, desenmascarar y denunciar, por los canales existentes, a sus autores. La mentira es una herramienta poderosa, que permea a todas las clases y que no respeta pergaminos académicos. A pocas horas del plebiscito, la capacidad para combatirla estará más expuesta y frágil que nunca.

Fuente El Mostrador

Fundación Multitudes presenta declaración ante Reunión entre períodos de sesiones de la Conferencia de los Estados Parte de la Convención contra la Corrupción

Fundación Multitudes presenta declaración ante Reunión entre períodos de sesiones de la Conferencia de los Estados Parte de la Convención contra la Corrupción


Fundación Multitudes

Fundación Multitudes presentó la siguiente declaración ante la Reunión entre períodos de sesiones de la Conferencia de los Estados Parte de la Convención contra la Corrupción sobre la necesidad de implementar normas preventivas fundamentales contra la corrupción en el nivel local de gobierno y el llamado a desarrollar políticas con perspectiva de género.

Los gobiernos locales son los que tienen un contacto más cercano y directo con los ciudadanos y, por lo tanto, son los primeros en responder a sus necesidades. En este sentido, y como se ha detectado en el caso particular de Chile, son también los que tienen altos niveles de corrupción y de gasto discrecional de fondos. Por ejemplo en Chile para el año 2022, 180 municipios están siendo investigados penalmente por casos relacionados con la corrupción, incluyendo fraude, malversación de fondos públicos, cohecho, entre otros. Los municipios investigados representan más de la mitad de los gobiernos locales de Chile, siendo una proporción significativa y muy preocupante del estado actual de la corrupción en el país.

Si bien existe evidencia de que la pandemia de Covid-19 ha sido utilizada por los gobiernos como excusa para flexibilizar las normas de asignación y contratación de recursos públicos, falta analizar cómo la pandemia ha sido un factor relevante en el aumento de los casos de corrupción a nivel local y aún no se han implementado esfuerzos para evitar que estas situaciones se presenten en otras circunstancias imprevistas.

Según el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), la pandemia constituye una oportunidad para que los gobiernos cuenten con una agenda de integridad que incluya los mecanismos necesarios y suficientes para que los actores sociales puedan monitorear las acciones gubernamentales y, de esta manera, contribuir a la reactivación de los países a largo plazo. Lamentablemente, la pandemia no se ha convertido en una oportunidad de transformación. La prevención y la lucha contra las prácticas corruptas en los diferentes niveles de gobierno, especialmente en el ámbito local, se ha convertido en algo secundario, ya que los gobiernos han establecido medidas que minan la confianza de los ciudadanos en las instituciones y en los pilares democráticos.

Además, a nivel local, las mujeres en situación de vulnerabilidad social son víctimas de la mayor indefensión ante la actuación o ausencia de los organismos del Estado. A nivel comunal, aún existe una tendencia a incorporar a las mujeres en la ejecución de las políticas públicas de manera asistencialista y clientelar. La gran mayoría de las mujeres líderes son dirigentes vecinales o de campamentos, a quienes las unidades municipales recurren para coordinar la entrega de recursos o lograr la ejecución de algún programa o inversión. Sin embargo, el vínculo creado no beneficia al liderazgo femenino cuando la forma de interacción es asistencialista, o cuando su intención es meramente electoral.

Esta forma de intervención estatal ha contribuido a producir dos fenómenos. En primer lugar, las mujeres lideresas se convierten en la voz de las peticiones de ayuda de su comunidad, para lo cual deben reforzar su posición de víctimas de la precariedad, se convierten en “clientes” que acuden a los servicios públicos a pedir e insistir. En segundo lugar, se abusa de su liderazgo cuando se les responsabiliza de tareas que son exclusivas del gobierno y que éste ha abandonado, por ejemplo, la organización de la seguridad ante la ausencia de fuerzas públicas en sus territorios. De este modo, las mujeres vulnerables soportan la carga de ser también las protectoras de su comunidad. Un nuevo estándar de cogobierno y políticas públicas anticorrupción puede ayudar a superar esta precaria relación que las instituciones públicas han establecido con las mujeres.

Por ello, Fundación Multitudes hace un llamado a los gobiernos para que trabajen de manera colaborativa con múltiples actores, en particular con las organizaciones locales de la sociedad civil, para promover la implementación de estándares mínimos de transparencia, probidad y rendición de cuentas que sean aplicables y efectivamente exigibles e implementen un enfoque de género tomando en consideración los diferentes impactos que la corrupción tiene en mujeres y hombres.

Santiago de Chile, 26 de agosto de 2022

Dañar la democracia | La Segunda

Señor director:

Hace unas semanas, en estas mismas páginas, fuimos muy críticas de la grave filtración de datos personales que afectó al SERVEL, que expuso información sensible sobre el padrón electoral. En ningún caso se cuestionó el funcionamiento que tiene esta entidad durante las elecciones y que es un ejemplo internacional.

Por eso, hoy corresponde poner paños fríos a las críticas, que más bien operan como desinformaciones, hacia la labor del SERVEL para el próximo plebiscito de salida. Sin duda los ánimos están crispados, pero nada justifica poner una nota de incertidumbre, ni la más mínima, sobre el proceso electoral del próximo 04 de septiembre

La historia ya la conocemos de otros países. Que los Trumps, Bolsonaros y Ortegas chilenos guarden silencio, y dejen de esparcir fake news, que lo único que logran es dañar la democracia.

Paulina Ibarra

Directora Ejecutiva

Fundación Multitudes

Ofrecen talleres a municipios sobre participación ciudadana, ley de lobby y transparencia | Araucanía Noticias

Ofrecen talleres a municipios sobre participación ciudadana, ley de lobby y transparencia | araucanía noticias

Tipo: Nota

Año: 2022
Mes: Julio

Quién apareció: Fundación Multitudes

Medio: Araucanía Noticias

Gracias a una alianza con Fundación Multitudes, funcionarios municipales podrán capacitarse en Gobierno Abierto, a fin de mejorar su gestión y el vínculo con la ciudadanía.

 

La Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) patrocinará talleres dirigidos a funcionarios municipales y directivos que quieran interiorizarse en Gobierno Abierto, estrategia de gestión que involucra a la ciudadanía y que tiene como objetivo generar una mejor relación con vecinos y vecinas, y organizaciones comunitarias.

Lo anterior, gracias a una alianza estratégica de colaboración con la Fundación Multitudes, la cual estará a cargo de los talleres, que tendrán como ejes fundamentales entregar herramientas a los participantes en el cumplimiento de normas referidas, entre otras, a participación ciudadana, Ley de Lobby y Ley de Transparencia.

“La idea es lograr un lenguaje común respecto de estas herramientas, como el lobby o transparencia, pues cada municipio interpreta de distinta forma cómo cumplir con la ley. También queremos desmitificar el principio sancionador de la norma; es decir, que cada municipio lo vea más como una oportunidad que como una obligación para que no haya un castigo administrativo”, explicó la directora ejecutiva de Multitudes, Paulina Ibarra.

En este sentido, Ibarra recalcó que “el Gobierno Abierto es una tendencia que tiene fuerza en países más desarrollados, que han entendido que la gestión pública, sea a nivel nacional, regional o comunal, se construye junto con la ciudadanía. En la medida que mejoramos nuestros estándares de transparencia, o robustecer los canales de participación, estamos diciéndole a los ciudadanos que sí nos importan y que sí son nuestros aliados en este desafío”.

El curso cuenta con destacados profesionales en el área y se realizarán de manera telemática, con un máximo de 10 participantes por cada taller, de manera de garantizar una atención personalizada a cada alumno, para que pueda resolver sus dudas en el cumplimiento de las normas. Se desarrollará en cuatro módulos teórico-prácticos que incluirán un diagnóstico comunal y una propuesta de gestión local acorde a la realidad del municipio participante.

Ver nota en Araucanía Noticias

Otras apariciones en prensa

CIVIL SOCIETY PILLAR INTERNATIONAL STEERING COMMITTEE AND FOCAL POINTS REPORTS – Governing Council Membership Renewal 2021-2022

CIVIL SOCIETY PILLAR INTERNATIONAL STEERING COMMITTEE AND FOCAL POINTS REPORTS – Governing Council Membership Renewal 2021-2022

Year of development: 2021 -2022

Otras apariciones en prensa

No vamos a poner la otra mejilla | El Mostrador

No vamos a poner la otra mejilla | El mostrador

Tipo: Columna de opinión

Año: 2022
Mes: Junio

Quién apareció: Paulina Ibarra, Directora Ejecutiva Fundación Multitudes

Medio: El Mostrador

Hace unos días fuimos testigos de un verdadero balde de agua fría en la lucha por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. En Estados Unidos, la Corte Suprema dejaba sin efecto el fallo Roe vs Wade, desamparando constitucionalmente la libertad de abortar, lo que es un golpe durísimo, un pésimo precedente internacional y una clara amenaza a nuestros derechos humanos, sobre todo para aquellas mujeres que viven en condiciones de pobreza o que pertenecen a grupos marginalizados, como las migrantes.

La noticia no puede sernos ajena. Chile es un país donde estamos más acostumbradas a las derrotas que a las conquistas en materia de derechos de la mujer, y este fallo puede ser un germen contagioso de un virus conservador que se expanda a otros países, débiles en avances progresistas como el nuestro. Y cuando estamos frente a una encrucijada constitucional, lo cierto es que la decisión del tribunal norteamericano puede ser la excusa perfecta para que grupos que hoy están por el Rechazo sigan alimentando sus argumentos para no contar con una nueva Carta Fundamental.

Más allá de la instalación de fake news de algunos connotados congresistas (hombres más encima), acerca de que el texto constitucional propuesto deja sin límite de tiempo el optar al aborto -pese a que el propio proyecto señala explícitamente que será una ley la que defina esos plazos-, lo cierto es que su aprobación en la Convención fue un tremendo triunfo, que sin duda debe movilizar a quienes están por el Apruebo. Han sido siglos de batallar contra la corriente del patriarcado, y esta pequeña luz de esperanza debe ser una chispa que conmueva a la masa que aún se mantiene indecisa frente al plebiscito de salida.

Obviamente no es el único elemento diferenciador de la actual Constitución; a esta altura de la discusión nadie duda que el proceso constitucional no acabará el próximo 04 de septiembre. El propio gobierno se ha abierto a mejoras e incluso muchos convencionales, acérrimos defensores del proceso, han dicho que nada está escrito en piedra y que es posible hacerle mejoras al texto en los meses y años venideros. Por lo mismo, más allá de las dudas y reparos de destacados juristas y constitucionalistas a la propuesta, es mejor partir desde una base, y esa base para las mujeres, a mi juicio, está en una convención paritaria y el derecho al aborto. No hay más.

Aparte, no estamos hablando nada del otro mundo. En 1994 nace la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer,  conocida también como la Convención Belém do Pará, a la cual Chile suscribió, y que lo obliga como Estado a cumplir sus preceptos. Uno de ellos es el artículo 4 que señala que “toda mujer tiene el derecho al reconocimiento, goce, ejercicio y protección de todos los derechos humanos y a las libertades consagradas por los instrumentos regionales e internacionales sobre derechos humanos”. Y en ese mismo articulado, en su letra b, señala expresamente “el derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral”.

La “integridad física” ahí expresada, para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se reconoce como el derecho a la salud. Aquí me detengo un minuto, porque, convengamos, el debate del aborto se sigue centrando en lo valórico, cuando debemos entenderlo como una política sanitaria, ya que las mujeres, por los más diversos motivos, si no entran en alguna de las categorías que las absuelve de un delito (las tres causales legales), seguirán interrumpiendo sus embarazos de manera ilegal, con el riesgo asociado a ello. De ahí la importancia del nuevo texto constitucional que lo establece como un derecho constitucional a todo evento. Belem do Pará marcó una ruta a la cual debemos seguir por una obligación como Estado miembro.

Pero volviendo al caso inicial de Roe vs Wade. Ese hecho también demostró fehacientemente que, al margen de un poder judicial cooptado por los intereses políticos, una Constitución minimalista como la estadounidense no es la panacea, pese a que muchos en nuestro país abogaron por un texto más general y sin tanto articulado. Al garantizar el aborto, la actual propuesta de nueva Constitución da cuenta de una mirada de cómo defendemos los derechos de las mujeres y le damos el estatus constitucional que requiere para evitar que ocurra lo que estamos viendo en la sociedad norteamericana, que en la práctica retrocedió 50 años en libertades civiles y derechos humanos… una verdadera bofetada desde todo punto de vista.

Y para poner la otra mejilla, las chilenas ya estamos cansadas.

Ver nota en El Mostrador 

Otras apariciones en prensa

“ApruEvo” | El Mercurio

"APRU-EVO" | El MERCURIO

Tipo: Carta al Director

Año: 2022
Mes: Junio

Quién apareció: Paulina Ibarra, Directora Ejecutiva Fundación Multitudes

Medio: El Mercurio

Señor director:

Ya lo han dicho muchos analistas y expertos en comunicaciones: la proliferación de desinformación o “fake news” se tomó la agenda en el debate público acerca del plebiscito de salida y parece ser una bola de nieve -ad hoc a la jornada climática que vivimos en estos días- que será difícil de parar.

El último episodio fue la comedia de equivocaciones a partir de una imagen del expresidente boliviano Evo Morales posando con la propuesta de nueva Constitución. Apenas surgió, hubo quienes rápidamente salieron a tildarla de “fake news” e incluso algunos se tomaron la molestia de editarla y colocarle la imagen de otro libro, para sostener su tesis de la falsedad de la información, lo que fue replicado por reputados influencers de las redes sociales y sitios web de noticias.

Finalmente, se comprobó que la imagen real e incluso medios de comunicación debieron salir a pedir disculpas públicas por el error de sostener la falsedad del registro. Esto demuestra la fragilidad en que la opinión pública está recibiendo información acerca del debate constitucional, y lo que es más grave, se desvía la atención de lo medular, que es el texto constitucional y sus contenidos, y no estas polémicas, como este “ApruEvo”, que solo viene a enlodar un proceso que nos definirá como país por los próximos 30 o 40 años.

Paulina Ibarra

Directora Ejecutiva

Fundación Multitudes

Otras apariciones en prensa

TechCamp Chile 2022 realiza interesante debate sobre cómo la desinformación afecta el liderazgo de las mujeres

TechCamp Chile 2022 realiza interesante debate sobre cómo la desinformación afecta el liderazgo de las mujeres


Fundación Multitudes

Iniciativa impulsada por la Embajada de Estados Unidos y Fundación Multitudes, tuvo como principal oradora a Evelyn Pérez-Verdia, Directora Estratégica y Presidenta de We Are Más LLC.

El pasado viernes 01 de julio, TechCamp Chile realizó otra de sus actividades programadas para el 2022, la que se centró en analizar la desinformación como un fenómeno global que está socavando cada vez más los liderazgos de grupos vulnerables como las mujeres mediante la difusión de noticias falsas o fake news. La iniciativa es impulsada por la Embajada de Estados Unidos en nuestro país, la Oficina de Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado de EE.UU., y la Fundación Multitudes.

Evelyn Pérez-Verdia, Directora Estratégica y Presidenta de We Are Más LLC, fue la expositora principal de este encuentro, quien durante su conversación dio cuenta de tres fenómenos que se han vuelto globales y que han ido afectando cada vez más a los liderazgos de las mujeres. El primero tiene que ver con la desinformación, acción creada deliberadamente para “engañar, perjudicar o manipular a una persona, grupo social, organización o país”.

Un segundo aspecto, como lo señaló la profesional, es la “misinformation” o información equivocada, que dice relación con “información falsa que no fue creada o compartida con la intención de generar daño”, mientras que una tercera categorización se refiere a información maliciosa o “malinformation”, que se basa “en hechos reales, pero que es utilizada fuera de contexto con el propósito de engañar, perjudicar o manipular”.

En este punto, Pérez-Verdia recalcó que “[las mujeres] debemos reconocernos como sobrevivientes de los ataques que la desinformación crea. Los actores maliciosos difunden desinformación, con el fin de debilitar a las instituciones democráticas o llegar a su meta, sin importar el costo”.

Agregó que las víctimas no son sólo actores de la vida pública o instituciones, sino que también las audiencias receptoras de estos mensajes, y puso como ejemplo las campañas de desinformación generadas a partir de la pandemia de Covid-19. “Cuántos perdimos familiares, cuántos fueron afectados por no querer vacunarse por la desinformación que recibieron”, acotó. 

“El esfuerzo por mitigar los impactos de la desinformación recae sobre los hombros de múltiples entidades: organizaciones gubernamentales, organizaciones privadas, periodistas, responsables políticos y funcionarios, empresas de tecnología y redes sociales, y la sociedad civil”, concluyó la asesora de We Are Más LLC.

Para Paulina Ibarra, directora ejecutiva de la Fundación Multitudes, es “importante reconocerse como víctimas. Por ejemplo, en los estudios que hemos realizado sobre desinformación y fake news en parlamentarias y convencionales nos dimos cuenta que las encuestadas reconocían estos ataques, pero no tenemos la certeza que hayan asumido haber sido víctimas de violencia de género, por ejemplo”.

“Hemos visto cómo la violencia de género en línea las ausenta de la vida pública”, recalcó Ibarra, señalando que “queremos que las mujeres sepan que no están solas en esta batalla”

Ofrecen talleres a municipios sobre participación ciudadana, ley de lobby y transparencia

PATROCINA ACHM

Ofrecen talleres a municipios sobre participación ciudadana, ley de lobby y transparencia


Fundación Multitudes

Gracias a una alianza con Fundación Multitudes, funcionarios municipales podrán capacitarse en Gobierno Abierto, a fin de mejorar su gestión y el vínculo con la ciudadanía.

Santiago, 09 de julio de 2022.- La Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) patrocinará talleres dirigidos a funcionarios municipales y directivos que quieran interiorizarse en Gobierno Abierto, estrategia de gestión que involucra a la ciudadanía y que tiene como objetivo generar una mejor relación con vecinos y vecinas, y organizaciones comunitarias.

Lo anterior, gracias a una alianza estratégica de colaboración con la Fundación Multitudes, la cual estará a cargo de los talleres, que tendrán como ejes fundamentales entregar herramientas a los participantes en el cumplimiento de normas referidas, entre otras, a participación ciudadana, Ley de Lobby y Ley de Transparencia.

“La idea es lograr un lenguaje común respecto de estas herramientas, como el lobby o transparencia, pues cada municipio interpreta de distinta forma cómo cumplir con la ley. También queremos desmitificar el principio sancionador de la norma; es decir, que cada municipio lo vea más como una oportunidad que como una obligación para que no haya un castigo administrativo”, explicó la directora ejecutiva de Multitudes, Paulina Ibarra.

En este sentido, Ibarra recalcó que “el Gobierno Abierto es una tendencia que tiene fuerza en países más desarrollados, que han entendido que la gestión pública, sea a nivel nacional, regional o comunal, se construye junto con la ciudadanía. En la medida que mejoramos nuestros estándares de transparencia, o robustecer los canales de participación, estamos diciéndole a los ciudadanos que sí nos importan y que sí son nuestros aliados en este desafío”.

El curso cuenta con destacados profesionales en el área y se realizarán de manera telemática, con un máximo de 10 participantes por cada taller, de manera de garantizar una atención personalizada a cada alumno, para que pueda resolver sus dudas en el cumplimiento de las normas. Se desarrollará en cuatro módulos teórico-prácticos que incluirán un diagnóstico comunal y una propuesta de gestión local acorde a la realidad del municipio participante.

Si quieres recibir más información ingresa aquí: https://forms.gle/vPhhjKGvKhpoELgU8