Fundación Multitudes participó en CSW 68 representada por su nueva Directora Regional de Programas

En el marco de la principal reunión mundial sobre igualdad de género y derechos de las mujeres, Multitudes participó y expuso en paneles y conversatorios. El evento se llevó a cabo en New York entre el 11 y 21 de marzo.

 

Fundación Multitudes participó en la 68ª Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW68), la convención anual más relevante del mundo sobre igualdad de género y derechos de las mujeres y que realiza cada año Naciones Unidas. 

Bajo el tema “Aceleración del logro de la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas haciendo frente al abordaje de la pobreza”, Multitudes participó como expositor en un workshop de experiencias y testimonios sobre la violencia de género vinculada a la tecnología, con el fin de socializar herramientas eficaces para enfrentar el acoso y violencia en las plataformas digitales.

En este espacio, la nueva Directora Regional de Programas, Irina Karamanos representó a la fundación, contribuyendo en la redacción de un Call to Action junto a los Gobiernos de Australia, Canadá, Estados Unidos, el Global Partnership for Action on Gender-based Online Harassment and Abuse, UNFPA, ONU Mujeres, The Asia Foundation (TAF), National Democratic Institute (NDI), y la Association for Progressive Communications (APC). 

Multitudes también fue parte de eventos paralelos como Gender Forward, organizado por las fundaciones Rosa Luxemburgo y Heinrich Böll, donde la Directora Regional de Programas habló sobre la conexión entre justicia social y el liderazgo de las mujeres con el objeto de plantear desafíos y oportunidades en las que Fundación Multitudes lleva trabajando desde hace algunos años.

Los estudios de Multitudes sobre procesos políticos, violencia de género y plataformas digitales mostraron datos coincidentes con las conclusiones macro del simposio que indican que las mujeres en América Latina están en segundo lugar del mundo como las más expuestas a violencia digital de género, y en el caso de mujeres indígenas, LGBTQI+ en situación de vulneración de sus derechos la incidencia es 5 veces mayor.

En reuniones bilaterales cabe destacar la profundización de acuerdos entre Multitudes y Women Democracy Network de IRI, Open Society Foundation y también con la Misión Permanente de Chile y la Presidencia del Comité del ECOSOC para avanzar en materia de participación y acceso de la sociedad civil en las Naciones Unidas, con mecanismos para articular las propuestas existentes para reformar el estatus consultivo de las organizaciones de la sociedad civil y no gubernamentales.

Multitudes expuso sobre desinformación y violencia digital hacia mujeres en Corea del Sur

Directora ejecutiva de la Fundación, Paulina Ibarra, estuvo presente en la 3ra Versión de Summit For Democracy, participando del panel “Salvaguardar la integridad de la información en la era digital”.

 

El pasado 19 de marzo, en Seúl, Corea del Sur, la directora ejecutiva de Fundación Multitudes, Paulina Ibarra, expuso sobre la violencia digital hacia las mujeres y el trabajo que ha estado realizando la organización en materia de desinformación, a través del Observatorio de Mujeres contra la Desinformación y Fake News. Lo anterior, gracias a su participación en el foro «Salvaguardar la integridad de la información en la era digital», organizado por Letonia, Canadá y Alliance for Securing Democracy (ASD), en el marco de la realización de la tercera versión de Summit For Democracy.

 

En este sentido, Paulina Ibarra compartió sus puntos de vista con Allison Peters, subsecretaria de Estado adjunta interina en la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado de EE. UU.; Ayesha Malette, Directora de la División de Democracia para Asuntos Globales de Canadá; Guus van Zwoll, Coordinador de Políticas del Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos; Vassilis Ntousas, Gerente Senior para Europa y miembro de la ASD; Tae-Eun Song, profesora asistente, Academia Diplomática Nacional de Corea; Justin Arenstein, director ejecutivo de Code for Africa; y Gillian Dorner, Directora Adjunta Interina, Dirección de Gobernanza Pública, OCDE.

El debate, en tanto, estuvo moderado por Viktors Makarovs, enviado especial para asuntos digitales del Ministerio de Asuntos Exteriores de Letonia.

Cabe señalar que en 2022 y 2023, Letonia, Canadá y ASD copresidieron el grupo de la Cumbre para la Democracia sobre integridad de la información, en el que participaron expertos gubernamentales, de la sociedad civil y académicos. El proceso expuso la necesidad de que las democracias compartan conocimientos y mejores prácticas para fomentar la integridad de la información: abordar la desinformación, reforzar la resiliencia de la información y cultivar y salvaguardar un entorno digital abierto, libre, seguro y protegido. 

Sobre esa base del trabajo, Canadá y los Países Bajos lanzaron la Declaración Global sobre Integridad de la Información en Línea en septiembre de 2023, que ha sido respaldada por 34 países. Como seguimiento de dicha iniciativa, se organizó este debate en Seúl, con el objetivo de llegar a quienes toman las decisiones en esta materia y enfatizar la relevancia de la integridad de la información como parte integral de la resiliencia democrática, compartir ideas clave, brindar recomendaciones de políticas y sugerir áreas de cooperación.

Puedes ver la intervención de Paulina Ibarra aquí https://youtube.com/live/LP2Id3xGt6c 

Directora ejecutiva Paulina Ibarra expone en panel sobre desinformación de género en Kenia

A Fundación Multitudes le correspondió exponer en el segundo día de la conferencia organizada por Global Partnership for Action on Gender-Based Online Harassment and Abuse.

 

Una destacada participación en la capital de Kenia, Nairobi, tuvo la directora ejecutiva de Fundación Multitudes, Paulina Ibarra, quien participó en la conferencia organizada por Global Partnership for Action on Gender-Based Online Harassment and Abuse, de la cual Chile forma parte.

El encuentro internacional se realizó entre el 25 y 27 de marzo, siendo el 26 la jornada donde Multitudes tuvo que participar, en el foro que desarrolló el tema “Marco común para la coordinación de medidas de prevención e interrupción de la difusión de desinformación de género, en el contexto de retrocesos democráticos, retrocesos de derechos y procesos electorales”.

Paulina Ibarra fue una de las expositoras junto a Agniete Pocyte, del Center for Information Resilience; Kalliopi Mingeirou, ONU Mujeres; y Cynthia Lorraine, del Center for Independent Journalism. Moderó el panel Sandra Pepera, del National Democratic Institute.

En el evento, la directora ejecutiva de Multitudes comentó a la audiencia que ella fue seleccionada por el Gobierno del Presidente Gabriel Boric, junto a un grupo de profesionales y expertos, para integrar una Comisión contra la Desinformación. “Quedó claro que mi mandato era abordar la desinformación de género con todos sus factores multifacéticos y multidimensionales, y garantizar que fuera una cuestión democrática y no solo de género. Y con el proceso constitucional descarrilado en gran medida en 2022 debido a la desinformación, esto se tornó en una cuestión de seguridad nacional”, comentó.

“La Comisión fue en realidad una recomendación de la OCDE y cuyo fin era desarrollar dos informes: uno sobre el estado del arte acerca de la desinformación y otro con recomendaciones claras sobre cómo combatir la desinformación en diferentes contextos. Me encargaron escribir los principios rectores y el capítulo sobre desinformación de género. Los principios rectores incluyen un enfoque centrado en las personas, esfuerzos colaborativos y el hecho de que no existe un consenso global sobre una definición de desinformación”, recalcó.

Asimismo, indicó que “antes de hablar de un marco común, que es lo que estamos debatiendo, debo mencionar dos cosas muy importantes: la tecnología, la gran industria tecnológica, tiene la clave para resolver el problema, pero no la voluntad de trabajar en ello; y en segundo lugar, la transparencia de las plataformas de redes sociales es fundamental cuando se trata de acordar cambios estructurales y políticas públicas”.

 

Una mala impresión

Por Paulina Ibarra A., directora ejecutiva Fundación Multitudes

Siempre se dice que la primera impresión es la que marca las relaciones futuras entre personas. Si en mi primer día de trabajo llego mal humorada, es muy probable que, aunque sea simpática el resto del tiempo, mis colegas crean que tengo mal genio. Eso podría ser lo que pasó con el fracasado proceso constituyente. A medida que pasan los días, y surgen diversas teorías acerca de porqué el Rechazo no sólo ganó, sino que lo hizo con bastante holgura, las teorías y análisis de esta derrota han abundado en los medios de prensa y las redes sociales.

Mi tesis es que hubo una mala impresión desde el primer día, cuando por todos los canales de TV se transmitía una caótica ceremonia de instalación de la Convención Constitucional, con interrupciones y atrasos, gritos destemplados ante una calmada funcionaria pública, y un himno nacional que no pudo interpretar la orquesta juvenil presente en el acto. Ese puro hecho, sin duda, no explica por sí solo la derrota de 14 meses después, pero sí nos da luces de las razones que se dieron para ello.

La primera imagen fue el caldo de cultivo y la excusa perfecta para que los generadores de noticias falsas y campañas de desinformación tuvieran sustento para elaborar su estrategia, la que terminó minando la confianza en la CC, pues para nadie es un misterio que esas acciones sí existieron y lo demuestran diversos estudios de opinión, que no sólo dan cuenta de la baja popularidad del órgano constituyente, sino que del texto propuesto.

Por ejemplo, la última encuesta Data Influye es clara en ese aspecto. Al momento de evaluar la imagen de la Convención y de sus constituyentes, un 49% señaló que fue un factor decisivo al momento de votar y 30% aseguró que fue importante. Es decir, casi un 80% se fijó en ese ítem y, a la vista de los resultados, fue un elemento determinante para que se rechazara la nueva Constitución.

En tanto, en el reciente estudio que hicimos como Fundación Multitudes, con la colaboración del medio de verificación de noticias Mala Espina Check, demostramos cualitativamente que las principales noticias falsas que circularon en torno a la Convención se referían al actuar personal de los constituyentes o a su labor dentro del fenecido órgano constituyente, y no necesariamente a los acuerdos alcanzados, muchos de ellos de gran relevancia y que respondía a muchas de las demandas ciudadanas surgidas de la revuelta popular de octubre de 2019,

Evidentemente que esas desinformaciones se alimentaron también con el propio actuar de alguno de los convencionales, pero no deja de ser cierto que esa imagen negativa inicial, a la que aludí al comenzar este artículo, no sólo no se revirtió, sino que se reforzó con el correr de los meses y se trasladó al documento final sometido al referéndum del 04 de septiembre. Ahí los generadores de noticias falsas se dieron un festín esparciendo aseveraciones respecto de la propiedad de las viviendas, la heredabilidad de los fondos, el aborto hasta los 9 meses o las dos banderas y los dos escudos, entre otras barbaridades.

Si la clase política logra ponerse de acuerdo para reiniciar el proceso, es un misterio aún, pero hay valiosas lecciones que deben aprenderse de este fracaso, y una de ellas tiene que ver en cómo es posible convencer a esa gran masa de chilenos y chilenas que ahora sí se van a hacer bien las cosas desde el primer día. Soy pesimista, lo reconozco, creo que Chile perdió una gran oportunidad, pero si llega a darse esta nueva chance de partir un nuevo proceso constituyente, se debe comenzar con lo más básico: dando una buena primera impresión.

Fuente: Cooperativa.cl

Fundación Multitudes y Mala Espina Check dan cuenta de alto porcentaje de desinformaciones que afectaron a la Convención

A casi dos meses de terminado el trabajo de los convencionales, la Fundación Multitudes concluyó que “la gravedad de los ataques de desinformación a la Convención Constituyente se expresa en su desaprobación mediática”.

Santiago, 28 de agosto de 2022.- Un informe elaborado por la Fundación Multitudes da cuenta que la Convención Constitucional (CC) se vio sometida a una verdadera campaña de desinformación, que contribuyó en parte a que exista una mala percepción de sus integrantes y/o su misión para redactar la propuesta de nueva Constitución. La investigación utilizó tanto entrevistas a los integrantes del órgano constituyente como un estudio realizado por el proyecto Lupa Constitucional, del medio de chequeo de datos Mala Espina Check.

Para la directora ejecutiva de Multitudes, Paulina Ibarra, “lo que hemos notado es que este fenómeno de la desinformación ha ido escalando cada vez más, a medida que se acerca el plebiscito, y no se circunscribe solo a cuentas anónimas en redes sociales, sino que muchas veces personajes públicos y con poder de influencia mediática han podido difundir estas noticias falsas o descontextualizadas”.

“No podemos estar indiferentes frente a esto. La desinformación deben ser combatida con firmeza, porque menoscaba la democracia y deslegitima las instituciones. Un caso reciente lo vimos en el Servicio Electoral (SERVEL), donde hubo una campaña orquestada en desprestigiar una función que ha tenido un actuar correcto, rápido y transparente en las últimas tres décadas, que incluso nos pone por sobre organismos similares de países latinoamericanos y del Primer Mundo”, acotó la cientista política y Magíster en Comunicación y Desarrollo de la Universidad de Georgetown, Estados Unidos.

El documento -denominado Análisis sobre la Desinformación en la Convención Constitucional- se basó en dos trabajos realizados de manera paralela entre 2021 y 2022. Uno de ellos, a cargo de Multitudes, se generó sobre la base de entrevistas individuales a los y las constituyentes, y cómo ellos percibían las campañas de desinformación que habían en su contra. Así, un 73% respondió que cree que ha sido objeto de desinformación en su contra en la campaña electoral o en su trabajo como constituyente, mientras que un 61,1% de las mujeres convencionalistas respondió que ha sido víctima de desinformación como forma de violencia de género.

“El 92% de los encuestados de pueblos originarios dijo haber sido objeto de estos ataques contra el 68% de quienes no pertenecen a alguna nación originaria. Específicamente, es 5.8 veces más probable, perteneciendo a una primera nación, el ser víctima de ataque de desinformación. Por ello constata un estigma a la hora de dirigir los ataques de desinformación a dicha población menos representada”, sostiene el informe .

Por su parte, Lupa Constitucional analizó 48 desinformaciones verificadas entre el 04 de julio de 2021 y 04 de julio de 2022 -periodo de trabajo de la CC-, escogidas por su impacto y difusión mediática, de las cuales 41 de ellas (85%) fueron calificadas como falsas, dos imprecisas (4%) y una engañosa (2%). El resto fueron chequeos múltiples a distintas desinformaciones (9%).

“En este sentido, del total de la muestra (48), 18 desinformaciones (incluyendo 17 falsas y una engañosa) afectaron a integrantes de la Convención (mujeres y hombres). Esto es el 37,5% del total. En tanto, 30 desinformaciones (incluyendo 25 falsas, 2 imprecisas y tres chequeos múltiples) fueron dirigidas a asuntos relacionados a la Convención, y apuntaron a temas de reglamento, borrador, propuesta final y diversos anuncios, lo que representa un 62,5% de la muestra”, afirma el proyecto Lupa Constitucional, que también destacó, al igual de Multitudes, que afectó mayormente a mujeres, con 67% versus 33% a hombres.

Mala Espina Check estableció que las desinformaciones analizadas y dirigidas hacia personas, tanto hombres como mujeres, “se focalizó en discriminación, trabajo en la Convención, frases falsas atribuidas a convencionales y supuestas faltas a la probidad. Como ejemplos de estos aspectos se puede mencionar, entre otros, una supuesta imagen de Elisa Loncón con Augusto Pinochet, o que Loncón recibiría una pensión vitalicia y tendría una empresa de asesorías legales. En el caso de Linconao y Atria se verificaron falsos dichos atribuidos a ambos y en el de Marinovic falsas frases adjudicadas a ella”.

En cuanto a las desinformaciones que afectaron a la convención como órgano, se refieren, entre otros, a falsedades sobre los sueldos de constituyentes, aguinaldos y vacaciones de los constituyentes, que el reglamento supuestamente estaba escrito antes del funcionamiento de la CC, que la Comisión de Medio Ambiente estaba en contra de la exportación de frutas, que se eliminaban las Fuerzas Armadas o que habría expropiación de fondos de pensiones.

En sus conclusiones, Fundación Multitudes asegura que “la gravedad de los ataques de desinformación a la Convención Constituyente se expresa en su desaprobación mediática. En la encuesta Plaza Pública Cadem, correspondiente a la primera semana de mayo, muestra que la opción ‘Rechazo’ ganaría con 48% versus el ‘Apruebo’ con un 35% en el plebiscito de salida. El impacto de la deslegitimación se visualiza en que las razones para rechazar en septiembre son la desconfianza hacia los constituyentes (55%) y en segundo lugar el desacuerdo general con las propuestas (40%). Si bien esto se puede deber también a los errores de la misma Convención, se suma el impacto de la desinformación”.

Fuente: El Calbucano

Red flags a los autoritarismos

Por Paulina Ibarra, directora ejecutiva Fundación Multitudes

El término red flag se utiliza habitualmente en el feminismo para advertir conductas patriarcales, machistas y misógenas. Se ha popularizado en redes sociales y muchas veces a un comentario que reúne esas características se le coloca el emoji correspondiente a esa bandera roja, como una alerta, una prevención de algo que está sucediendo y que debe ser atendido con inmediatez.

Pues bien, en los últimos días nos hemos llenado de red flags, no precisamente por temas que nos afectan a las mujeres, sino con algo que involucra a la sociedad en su conjunto y que pone en serio riesgo la democracia y la institucionalidad, y que tiene que ver con los autoritarismos, en particular ligados a la extrema derecha, y que están prácticamente a la vuelta de la esquina.

En la última semana se ha iniciado una masiva campaña de desinformación en contra del Servicio Electoral (Servel), ya no de grupos anónimos, sino de gente con nombre y apellido, incluyendo a un diputado, que empezaron a cuestionar la legitimidad e imparcialidad de esta entidad para velar por un buen proceso electoral el próximo 4 de septiembre.

Lo que se juega Chile en las próximas dos semanas es ni más ni menos uno de los cambios más importantes de los últimos 50 años de historia, y hay un consenso generalizado que, sea cual sea el resultado, seguirá un proceso constitucional que deberá implementar un nuevo texto constitucional, con eventuales reformas de por medio, o llamar a un nuevo proceso constituyente, en caso de que la voluntad popular diga otra cosa.

Y desde el 4 de julio, o incluso antes, cuando se conoció la propuesta de texto constitucional emanado de la Convención, ha existido una verdadera guerra mediática de posturas a favor y en contra, muchas veces condimentadas por desinformaciones o derechamente noticias falsas (o fake news), las cuales han sido en su mayoría desmentidas en foros virtuales o debates televisados.

No obstante, levantar una acusación infundada en contra del Servel pasó todo límite, y me atrevo a decir que esta situación pone en serio riesgo a la democracia y mina severamente las bases de la institucionalidad nacional. La posibilidad de que se impongan autoritarismos es un riesgo cierto, sobre todo por nuestra historia reciente. Y no, no estamos exagerando, porque de esa misma forma partieron otras voces extremistas en el mundo, colocando dudas justamente a los organismos escrutadores.

Basta recordar a Donald Trump en Estados Unidos, cuando desconoció los resultados electorales cuando quiso ser reelecto, lo que derivó en una campaña orquestada hábilmente por redes sociales, que derivó en un asalto al Capitolio y un casi autogolpe de Estado, algo inédito en su historia. Algo similar está ocurriendo en Brasil, con Jair Bolsonaro, quien ya empezó una estrategia de cuestionar el voto electrónico, enfrentándose públicamente con el símil electoral de ese país.

Y hagamos un poco de memoria, ambos personajes partieron sus campañas tímidamente, muchas veces ninguneados o tomados poco en cuenta, donde más de algún político o comentarista se mofó de sus ideas, pero veladamente se estaba incubando una masa que se convenció de sus afirmaciones y le dio un triunfo impensado en las urnas. «No lo vieron venir», pudo ser la frase aplicable en ambos países y sus resultados los tenemos a la vista.

Por eso la importancia de colocar ahora todas las banderas rojas que alerten de esta situación, porque, al igual que los ejemplos señalados, la estrategia en redes sociales está desatada, con desinformaciones que se reproducen sin control ni filtro, y que pueden mover a una población a sumarse a una cruzada que ponga en riesgo la democracia. El autoritarismo implícito en estas acciones es un arma peligrosa a la cual hay que ponerle atajo ahora, porque mañana puede ser demasiado tarde.

Fundación Multitudes advierte riesgos para la democracia por acusaciones infundadas de fraude

La campaña contra el Servicio Electoral (SERVEL), levantada por grupos más conservadores en los últimos días, puede poner en serio riesgo la democracia y la institucionalidad chilena, al intentar colocar un manto de duda al proceso plebiscitario que se llevará a cabo en dos semanas, polarizando aún más el ambiente político que vive Chile en más de 50 años.

Así lo aseguró la directora ejecutiva de Fundación Multitudes, Paulina Ibarra, quien indicó que estos “cuestionamientos al SERVEL que han levantado sectores cercanos a la extrema derecha nos recuerdan misma estrategia de Trump, que desconoció los resultados electorales y armó una campaña de desinformación, que luego derivó en un asalto al Capitolio. Lo mismo pasa con Bolsonaro en Brasil, al cuestionar el voto electrónico, el que ha sido fuertemente defendido por el servicio electoral de ese país”.

“El SERVEL acaba de anunciar que estudia acciones legales contra quienes están detrás de esa campaña, en particular contra un diputado del Partido Republicano, que no sólo ha cuestionado la presencia de detenidos desaparecidos en dictadura en el padrón de electores, que se registran como ‘Persona ausente por desaparición forzada’, sino que ha hecho burla de manera cruel de esta situación”, agregó la cientista político y Magíster en Comunicación y Desarrollo de la Universidad de Georgetown, Estados Unidos.

Ibarra recalcó que “gozamos de un sistema electoral que es ejemplo mundial, que tiene resultados en pocas horas, con total transparencia, y que ha dado muestras de profesionalismo e imparcialidad en los distintos procesos en los últimos 34 años. Cuestionar su integridad es minar la democracia y colocar injustificadamente un manto de duda sobre su trabajo. No me cabe duda estas campañas de desinformación ponen en un serio riesgo a la democracia en Chile”.

“Esto es gravísimo, no hay que minimizarlo. Hay que recordar que Trump y Bolsonaro partieron de la misma forma. Sus intervenciones no fueron tomadas en cuenta e incluso muchos se mofaron de sus afirmaciones, y ya vimos los resultados. Ambos salieron electos Presidente, y en Estados Unidos casi se produjo un autogolpe, algo inédito en su historia”, comentó.

La directora de Fundación Multitudes aseveró que “hay que tener las alertas encendidas y nadie puede restarse de ese esfuerzo de desmentir y aclarar que acá no hay ni habrá fraude en el plebiscito de salida. Es mucho lo que está en juego para el futuro del país este 04 de septiembre y todos debemos velar por que ese proceso se haga sin ningún tipo de cuestionamiento infundado”.

Fuente: Página 19

¿Cancelación?

Señor director:

En los últimos días se ha instalado en cierto sector de la política chilena la idea de “cancelación”, como una forma de argumentar que no se les quiere dar tribuna. Este fenómeno ha sido ampliamente analizado en el extranjero, y se refiere a poner ciertos límites a discursos de odio, xenofobia y misoginia, pero acá se ha utilizado cuando, con antecedentes en mano, se ha tratado de desmantelar ciertas premisas que son claramente falsas frente al debate constitucional.

¿Y cómo hemos sabido de la existencia de esta supuesta cancelación? Justamente en redes sociales y sobre todo en medios de comunicación masivos, lo que es una contradicción en sí misma, ya que justamente quienes enarbolan esa consigna gozan de muy buena salud, pues pueden utilizar sus redes sin tapujos ni barreras, y son entrevistados recurrentes en espacios de debate e informativos.

Cancelación hubo en dictadura, cuando hubo un control total de la libertad de expresión, cuando por pensar distinto terminabas en la cárcel, torturado, muerto o desaparecido, y el Chile de hoy está lejos de esa realidad. ¿Será que quienes tuvieron la hegemonía del discurso en los últimos 30 años se sienten ahora interpelados? Ese es el juego de la democracia. Distinto es el insulto, el perjurio y la deshonra, que no caben en ningún espacio de debate, pero de ahí a argumentar que existe cancelación por rebatir tus ideas es francamente insólito, por decir lo menos.

Paulina Ibarra
Directora Ejecutiva
Fundación Multitudes

¿De qué temores me hablan?  | EL MERCURIO

Señor director:

Ikea, la multinacional líder en el mundo en decoración y artículos para el hogar, elige a Chile para su desembarco en Sudamérica con la apertura de su primera multitienda en los próximos días. Amazon anuncia que iniciará los trámites para la instalación de un data center en un terreno de 17 hectáreas en Puente Alto, con más de US$200 millones de presupuesto. Se estima que la inversión extranjera directa en Chile suma más de US$9.600 millones solo en este primer semestre.

Esto demuestra que seguimos siendo un país seguro para invertir, pues los proyectos antes mencionados se realizan con meses y años de anticipación, y conociendo la realidad social y política de Chile. Si los inversionistas extranjeros no se asustaron con convencionales disfrazados, en la ducha o profiriendo garabatos a sus colegas, ¿a qué le temen los empresarios locales que anuncian por los medios que se van con sus patrimonios a otro país si gana el Apruebo?

Paulina Ibarra A.
Directora Ejecutiva
Fundación Multitudes